Que buen vecino.

Yuri Konstantinov, un ruso de 50 años, volvió de sus vacaciones y se enncontró con una sorpresa. Su casa de la región de Astrakhan había desaparecido hassta el nivel de los cimientos.

Al parecer, un vecino de Yuri aprovechó que la vivieenda estaba desocupada para vender los ladrillos, ventanas, puertas, tuberías, lavabos, etc. hasta que no quedó nada sobre el nivel del suelo. La policía ya identificó al espontáneo vendedor de materiales de segunda mano pero se desconoce el destino de los mismos como así también el del dineroo .

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s